22 de agosto de 2013

Botines... do it yourself (parte II)

Anteriormente explicamos cómo elegir el tamaño, la forma y los materiales que vamos a necesitar en este proceso. Continuamos con la confección de los botines para nuestro equipo de perros de tiro.

Marcaje de la tela.
Consiste en trasladar la plantilla que hemos elegido para hacer los botines a la tela tantas veces como queramos, para poder cortarla posteriormente de forma rápida.

Extenderemos la tela encima de una mesa y haremos marcas transversales. Para ello tenemos un listón de madera del mismo ancho que la plantilla del botín que queremos hacer, con lo cual sólo nos queda dibujar las líneas en la tela. Si no tenemos listón del mismo ancho, lo mejor es hacer marcas en la madera, pasarlas a la tela en los dos extremos y luego dibujar las líneas uniendo esas marcas con la ayuda del listón para hacerlas rectas. Hay que prestar atención a que la tela no se mueva por el centro, ya que al no ser rígida podemos hacer que las líneas queden torcidas.





Conviene pensar cuántos botines queremos hacer para calcular cuanta tela marcar. En estas fotos se puede ver cómo hemos marcado las líneas transversales con la ayuda de pinturas de colores claros. Recordad que con nuestras medidas, sacamos unos 45 botines de 1.60m x 1m de tela.

Ahora haremos lo mismo para las líneas longitudinales. Haremos las marcas en nuestro listón, con la medida escogida y la pasaremos a la tela. Luego haremos la línea uniendo los puntos marcados y ya tenemos la tela 'cuadriculada' y preparada para empezar a recortar.

Pasando las marcas a la tela...
...en todo el ancho.

...del tamaño de nuestra plantilla.
Haciendo una cuadrícula...


Casi seguro que siempre nos sobrará un poco de tela en uno de los lados, que no es suficiente para hacer otro botín, pero sí dibujándolo perpendicularmente. ¡Aquí no se tira nada!



 Ya tenemos los botines dibujados en la tela. Ahora pasaremos a recortarlos.

Recortar la tela.
No tiene ningún misterio. Recortaremos la tela de la forma que nos sea más cómoda para ir dejando rectángulos de tela. Recordad que unas buenas tijeras son la clave. Las de IKEA son bien majas.
.

La forma más fácil y rápida que hemos encontrado de hacer la forma redondeada de la punta es doblar el rectángulo de tela en cuatro partes y recortar la esquina adecuada. Mucha atención qué esquina cortamos, ya que si no es la correcta hay que tirar el botín. En las fotos hemos marcado por donde iría el recorte, aunque nosotros lo hacemos a ojo: recortamos desde un tercio de la distancia de medio botín de ancho y largo haciendo la forma redondeada, de forma que cuando desdoblamos la tela nos queda la plantilla del botín.




Un montón de botines recién recortados.

Velcro: Cortar y pegar.
A nosotros nos resulta más cómodo pegar el velcro, la parte dura (hook) con pegamento de barra para que no se mueva a la hora de empezar a coserlo. Esta es una parte que os podéis saltar si tenéis mucha experiencia con la máquina de coser.

Lo que no podéis saltaros es cortar el velcro. La pregunta es obligada ¿Qué medida? Nosotros hemos calculado lo siguiente:
Para la parte dura (hook), que va cosida al botín 2 centímetros menos que la anchura de la plantilla, de modo que para nuestra plantilla 'M' que mide 105 mm. serán 85 mm. que será aproximadamente el ancho del botín una vez terminado.
Para la parte blanda (loop) que queda cosida sólo por un extremo hacemos tiras de la misma medida que el ancho de la plantilla.  La longitud debe ser tal que permita dar la vuelta a la pata del perro, sin que sobre, para que no se quede colgando y moleste a la otra pata en cada paso y que no quede escasa. Nosotros intentamos que la tira blanda tape prácticamente toda la tira dura cuando el botín está puesto en la pata. En nuestro ejemplo de talla 'M' la tira blanda deberá ser de 105 mm.

Extendemos todos los botines encima de la mesa y vamos pegando tiras de velcro poniendo pegamento tanto en la tela como en la tira. Utilizamos un pegamento de barra cualquiera. Sólo hace falta que aguante hasta que lo cosamos. La tira blanda de velcro no la pondremos hasta que llegue la hora de coser. A la hora de coser, lo que más molesta es que el velcro se acerque mucho a las costuras laterales. Hay que ser cuidadoso en el proceso de cortarlo y pegarlo si luego queremos coser cómodamente.



Quemado de los bordes (rematado cosiendo).
La parte superior del botín hay que arreglarla para que no se vaya deshilachando. Lo más rápido y barato, es quemar los hilos sobrantes con una vela (con el mechero acabaremos con el dedo gordo negro). Para el uso que tiene el botín y el desgaste de esta zona es suficiente. Pero una máquina de coser apañada tiene la función de rematar, que consiste en hacer puntadas en este borde de modo que el hilo que se va a soltar quede retenido en la puntada. Es sencillo, pero laborioso, y nosotros no lo hacemos. Los profesionales que venden están rematados completamente, por arriba y por los laterales, y si lo hacemos lo primero de todo y en todos los botines uno tras otro no es mucho trabajo.

Cosido.
La máquina:
En troglomushing nos ha tocado aprender leyendo las instrucciones de hace 30 años que venían con la máquina y ha sido fácil. Lo complicado es solucionar problemas, y para eso viene bien tener el teléfono de alguien que tenga una máquina en casa y la haya usado alguna que otra vez. Para practicar, podemos usar papel de periódico o revista, que es más sencillo que manejarse con tela y nos dejará ver claramente qué estamos haciendo.

Las máquinas por lo general tienen:


Tipos de puntada (1), usamos la más sencilla, líneas rectas.

Tamaño de la puntada (2), suele ser una numeración. Buscaremos la que más nos convenza, una intermedia estará bien. Muchas puntadas muy apretadas suponen más trabajo para la máquina y es un trabajo más bonito pero más exigente, gasta más hilo y no es necesario para esta costura que no soportará mucha tensión. Al lado del tamaño de la puntada, en nuestra máquina, viene una palanca (3) para coser hacia delante y hacia atrás, nos servirá para empezar y terminar cada nueva costura. Esta pequeña doble costura hará que la tela no abra, no es imprescindible pero nos asegura el trabajo.

Hilo (4). Va pasando por muchos lugares, según la máquina. Normalmente viene en las instrucciones y dejarse uno solo o no meter bien el hilo (parece fácil... ) suele ser un fallo común: las puntadas salen feas y sueltas.

Aguja (5). también debemos tener cuidado a la hora de colocarla y ser cuidadosos al manejar la tela. Si somos brutos se partirá y deberemos colocar una nueva. La aguja se puede bajar para fijar la tela y empezar a coser, y levantar para mover la tela con una palanca que suele estar justo detrás de la aguja. Cuidado impacientes, no piséis el pedal antes de bajar la aguja.

Canilla (6). En el espacio bajo la aguja está la canilla, que pasa el hilo de debajo de la tela para hacer cada puntada. Debemos colocar la canilla siguiendo las instrucciones y si no se terminan las puntadas (no hay tela por abajo) revisar la canilla. La canilla hay que rellenarla varias veces durante el trabajo con el mismo hilo que usamos para las puntadas que sí vemos al coser. Las instrucciones nos dirán cómo. Al lado de la canilla suele haber una opción para que la tela corra sola al coser o que la podamos ir moviendo con la mano (7). Es más fácil si corre sola, sobre todo si no tenemos práctica a la hora de mover las manos. La iremos cogiendo.Siempre debemos mantener engrasada la canilla, y limpio de polvo y pelusas el corretelas.

Pedal: cuidado con los perros que acostumbran a apoyar la cabeza en pies ajenos... o darán puntadas por nosotros y nos bordarán algún dedo. Para movimientos de pedal más preciosos, la ruleta (8), que puede ir hacia delante: baja la aguja aprieta la costura, hacia atrás: sube la aguja suelta la costura.

Debemos encontrar la manera que nos resulte más cómoda y eficiente. Pocos cortes de hilo, pocas primeras puntadas ... y hacer muchas pruebas con la máquina. Cuando la puntada salga perfecta por arriba y por abajo en la hoja de periódico, nos pondremos con los botines. Para nosotros lo más complicado es comenzar un botín nuevo, por eso y por ahorrar tiempo/hilo hacemos los botines todos seguidos y luego cortamos el hilo. Volvemos a decirlo: es importante que la máquina esté limpia y engrasada (el mecanismo, claro).

Nosotros seguimos este orden:


1 - Colocamos la cara exterior del botín hacia arriba.
2 - Ya tenemos pegado el velcro (hook) con pegamento porque somos novatillos. Seguimos la flecha para coser y nos paramos en el final de la flecha sin cortar el hilo.
3 - Buscamos la otra parte del velcro (loop) y lo montamos encima con el espacio suficiente para hacer dos costuras paralelas siguiendo la flecha.
4 - En el final de la costura vamos soltando hilo dándole al pedal para dejar espacio y enlazar con otro botín.

Cuidado: Si el velcro se dobla queda bastante duro, y molesto, y si lo cosemos aprovechando la costura del propio lateral del botín será más rígido y estará en contacto con la pata. Por eso dejamos el velcro casi en las costuras laterales, pero no en ellas.
Con la doble costura del loop es suficiente, nunca se nos ha soltado un velcro, aunque lo peguemos y despeguemos... antes se rompe la tela del botín.
En cada cambio de dirección subimos y bajamos la aguja para no partirla.

Cuando ya tenemos todos los velcros....



5 - Dejamos el loop pegado al hook para que que no nos moleste.
6 - Doblamos el botín y ahora vemos arriba la parte interior de la tela del botín.
7 - Alineamos los laterales y cosemos. En el principio y final de cada costura vamos hacia atrás (con la palanca de retroceso) y hasta salirnos de la tela para asegurar que no se soltará la costura. Nos quedarán tres pasadas una encima de la otra en cada extremo. No cortamos el hilo, intentamos enlazar con más botines.

Más o menos así:
video

video

Esperamos que con esto podáis empezar a practicar e introduciros en el maravilloso mundo de los botines. Con la práctica se os irán ocurriendo formas más cómodas y eficientes de trabajar, e incluso inventos que pueden hacer los botines más resistentes, cómodos o fáciles de fabricar. Esto es una muestra de cómo los hacemos nosotros. Si tenéis una idea revolucionaria acerca de la fabricación de los botines para los perros, ¡compartidla! todos os los agradeceremos, ¡sobre todo los perros!

En la próxima publicación, para terminar con esta serie acerca de los botines, comentaremos algunas ideas más acerca del uso de los botines y su colocación en las patas de nuestros perros.

Continuará...

4 comentarios:

  • Jose Barcia says:
    4 de agosto de 2014, 12:16

    Hola señores,

    por fin me he puesto con los botines (ya los tengo recortados), ahora mi duda son los metros de velcro, estoy intentado encontrarlo en azul para que sean iguales que los arneses (de eso de ser asturiano y la bandera, que soy muy patriotico) y así van MONOS, JAJAJAJA.
    Hice 120 botines, 6 juegos para cada perro, y es que o yo no se realizar una regla de 3 o me parece una barbaridad los metros que necesito de velcro. se supone que el ancho del botin es de 85 mm, osea que tengo que poner 65 mm, y según mi operación matemática me sale 78 METRACOS DE VELCRO?? ufff, no es mucho??? alguna web buena bonita y barata??? eso si, en azul por favor, que el negro no favorece con los ojos de mis perretes.
    Atentamente,
    Un seguidor asiduo a vuestro blog.
    Barcia.

  • Jose Barcia says:
    4 de agosto de 2014, 12:19

    bueno, 5 juegos, es que soy de letras ;)

  • malamutrol says:
    4 de agosto de 2014, 22:01

    De letras... y un troll asturiano, eso es lo que eres:
    65mm x 120 = 7800 mm.
    Según la escuela aragonesa de matemáticas 1m. = 1000 mm. de modo que 7800 mm son 7.8 metros, no 78!!!

    Un abrazo Barcia!!!

  • Jose Barcia says:
    5 de agosto de 2014, 8:40

    ; jajaja, tengo pequeña excusa, llevaba más de 24 horas currando, y un pequeño fallo lo tiene cualquiera hombre, matas a una araña y te llaman mata cucarachas, jajaja. gracias por la aclaración. ya encontré el velcro azul, jejeje.

Publicar un comentario